<<volver  


Eric W. Naylor
The University of the South Sewanee, Tennessee
EL ITINERARIO DEL LAZARILLO DE TORMES
Actas del IV Congreso de Caminería Hispánica - Tomo III - págs. 1221-1226

El Lazarillo de Tormes es una obra de muchas facetas. Es el producto de un hombre con una mente de primera calidad que tenía una esmerada educación renacentista universitaria. También había leído extensamente en la literatura en lengua vulgar y por consiguiente podía escribir una obra satírica de la altura del Lazarillo que es a la vez una sátira de la epístola renacentista, de las novelas de caballerías, de las biografías de los famosos de la antigüedad clásica, y de las vidas de santos. También tiene antecedentes literarios en los cuentos de ciegos y vagos medievales, en obras de la antigüedad clásica como El asno de oro de Apuleyo que había sido recientemente redescubierto, y en la castellana obra Baldo1.También refleja ciertos temas del pensamiento «medieval» como la división de la sociedad en los tres estamentos-guerreros, oradores y trabajadores.

Pero también pertenece el Lazarillo al tipo de literatura que podemos llamar «realista,» porque a pesar del aspecto tópico de mucha de la sátira podemos reconocer claramente los tipos de la sociedad del dieciséis castellano y especialmente de la sociedad clerical, porque cinco de los amos de Lázaro eran sirvientes de la iglesia. Otro aspecto de esta realidad es la geografía porque vemos claramente reflejadas dos ciudades, Salamanca y Toledo junto con un tramo de la ruta caminera entre las dos.

De que el escritor de la epístola conocía Salamanca, no hay duda porque hay muchos detalles específicos. Lazarillo nació en Tejares, una aldea de Salamanca, en el mismo río. A causa de la prisión de su padre, pasó a vivir en la ciudad de la que habla con cierta familiaridad. Figuran el palacio del Comendador de la Magdalena, el mesón de la Solana y el puente romano que tiene «a la entrada della un animal de piedra, que casi tiene forma de toro».

En la épca en que nos cuenta su vida ha pasado a vivir en la «insigne ciudad de Toledo,» y los detalles que registra indican que el autor conoce bien el sitio. Además de la catedral y los mercados, sitios tópicos en cualquier ciudad, figuran otros sitios concretos [Calle de la Tripería, las Cuatro Calles, la parroquia de San Salvador]. También conocía ciertas peculiaridades de la vida toledana como la de las mujeres del huerto de abajo, al lado del río, que «tienen por estilo de irse a las mañanicas del verano a refrescar y almorzar, sin llevar qué, por aquellas frescas riberas, con confianza que no ha de faltar quien se lo dé, según las tienen puestas en esta costumbre aquellos hidalgos del lugar»2.

Lo que más nos interesa aquí en el Congreso de la Caminería, naturalmente, es la ruta que seguiría Lazarillo con el ciego entre Salamanca y Toledo. En la obra misma hay referencias específícas a varios sitios. Primero figura Almoroz, de la jurisdicción de Escalona, que es el escenario del episodio de las uvas. Después Lázaro y el ciego pasaron a la misma Escalona en donde Lazarillo engullió y devolvió la longaniza. También en Escalona Lazarillo tramó que el ciego saltara contra el poste de la plaza. Después, según el relato, Lazarillo huyó a Torrijos para volver sobre el mismo camino a Maqueda, «adonde me toparon mis pecados con un clérigo que, llegando a pedir limosna, me preguntó si sabía ayudar a misa».

La ruta más indicada para un viaje entre Salamanca y Toledo sigue los caminos que pasan por Avila. En aquella época había varias rutas principales que unían Salamanca, Medina del Campo y el norte de la península con Toledo y el sur de la península. Una vez llegado a Avila desde Salamanca, había distintas rutas hacia Toledo, porque al pasar desde la meseta superior a la inferior hay varios puertos y caminos que llevan al caminante de a pie o de a caballo por la Sierra de Gredos. Las carretas y mercancías pesadas pasaban por otra ruta, por los puertos del Guadarrama.

Voy a dividir el viaje de Lázaro en cinco trayectos posibles, subdividiendo en distintas partes cualquier etapa que ofrezca la posibilidad de más de una sola ruta. Cuando una de las rutas es la indicada del Lazarillo de Tormes, lo indico claramente. Para este estudio mis fuentes principales son la Cosmografía de Fernando Colón y el Repertorio de todos los caminos de España de Juan Villuga (1546) junto con el de Alfonso de Meneses (1576) que en realidad deriva principalmente de la obra de Villuga. También he consultado mapas actuales y antiguos y muchas de mis observaciones se basan en la información que saco de su consulta. Sé que hay otras fuentes posibles pero no he tenido la oportunidad de consultarlas. Cuando hay discrepancias entre las rutas de Colón y Villuga/Meneses favorezco las de la Cosmografía porque contiene más detalles y porque los dos Itinerarios contienen confusiones y errores patentes. Hay tres lugares mencionados que no he podido localizar y que figuran entre interrogantes en el croquis de las cinco trayectorias que pongo al final de esta aportación3. Quisiera hacer claro que este estudio es literario, en el sentido que se basa principalmente en mapas y fuentes escritas. Aunque he pasado por todas estas zonas, y por algunas con frecuencia, nunca me he parado a examinar el terreno en detalle como para poder identificar marcas geográficas que no están cerca de las carreteras actuales. Sé que hay muchas personas que conocen al dedillo los detalles geográficos de estos parajes de la Península y pido sus consejos o aquí o en artículos posteriores.

Lazarillo y el ciego comenzaron en Salamanca su viaje para Toledo, «y venimos a este camino por los mejores lugares. Donde hallaba buena acogida y ganancia, deteníamonos; donde no, a tercero día haclamos Sant Juan4». Según Lazarillo, «Salimos de Salamanca, y, llegando a la puente, está a la entrada della un animal de piedra, que casi tiene forma de toro, y el ciego mandóme que llegase cerca del animal5...» El texto parece indicar aquí que cruzaron el Tormes para salir de la ciudad. Si pensaban cruzar el puente para salir de Salamanca y si querían ir para Avila por la ruta que propongo aqui6, que no pasaba por el río y era la más transitada en la época, tendrían que haber ido por Santa María de Tormes y Calvarrasa7, pueblos cercanos a Salamanca y volver

o en Aldealengua por vado o en Huerta por barca y unirse allí con el camino hacia Peñaranda. Esta ruta va o por las llanuras y por los valles de los ríos y nos lleva a Avila por una ruta paralela a la actual Carretera Nacional 501. Indico los pueblos por los que pudieron pasar durante este viaje en el esquema que adjunto al final.

Para la segunda etapa del viaje, para cruzar la Sierra de Gredos, irían a la Venta de Toros de Guisando o por el puerto de Paramera y El Tiemblo o por el puerto de la Tablada que identifico con el de Arrebatacapas.

Desde los Toros de Guisando irían a Almoroz en donde compartió las uvas con el ciego y en donde vuelve a ser detallada la geografía del Lazarillo. De Almoroz irían hacia Escalona, que está en una peña sobre del río Alberche, posiblemente siguiendo la ruta parecida a la de la actual N 4038 que es más accidentada que la que normalmente seguían los viajeros en la época, antes del invento del coche.

Lazarilo salía solo y precipitadamente de Escalona después de la descalabradura del ciego, y según el texto, «antes que la noche viniese di conmigo en Torrijos9», que está a 25 kilómetros, para volver al día siguiente («otro día») a Maqueda10 a 13 kilómetros de Torrijos, en donde encontró al clérigo. Parece imposible que Lázaro pudiera andar los 25 kilómetros en lo que quedaba de la tarde de un día lluvioso11, especialmente dado el hecho de que es poco probable que, como se trataba de un incidente entre forasteros marginados, «habían de dar noticia del caso a la Santa Hermandad, la cual, a campana herida, saldría a buscar12» al delincuente. Dado el caso que Torrijos no figura más en el libro, esta confusión tocante a la colocación de Torrijos en relación con Escalona y Maqueda, cuyo nombre también sólo figura una vez, parece un fallo en la memoria geográfica del autor.

Lazarillo, después de ser descalabrado por el clérigo, «con la ayuda de las buenas gentes13», seguiría por la actual N 403 para por fin llegar a Toledo y allí comenzar una nueva vida. Con la excepción de su estancia en La Sagra de Toledo y tierras colindantes se quedaría allí hasta la fecha en que escribe su epístola.

Además de estudiar y reconstruir posibles rutas qué seguirían caminantes de la época de Carlos V ¿qué podemos sacar de todo esto? Es evidente que el autor del Lazarillo de Tormes conocía bien las ciudades de Salamanca y Toledo. Es bien probable, pues, que se hubiera educado en la Universidad de Salamanca y que en la época en que escribió su epístola satírica que tuviera algún cargo eclesiástico en Toledo. Habría seguido por eso, por lo menos, una de las varias rutas entre las dos ciudades. El hecho de que parecía conocer un poco mejor la zona en torno a Escalona posiblemente indique que tuviera alguna relación con la villa, aunque no podría ser demasiado estrecha en el momento de componer su libro porque, según parece, en un lapsus trastrocó Maqueda y Torrijos.

Para terminar, la visión geográfica que el autor de esta epístola burlesca nos presenta es realista, tanto en la descripción de las dos ciudades como en en un tramo de la ruta que las enlaza.

Pero aunque es realista, el autor no se preocupa tanto por los detalles, como espero haber demostrado al analizar la ruta que el mozo y el amo siguieron al salir de Salamanca, en que lo corriente, práctico y plausible está subordinado a las necesidades del argumento y de la estructura. Encontramos la misma incuria de parte del autor cuando trastroca Escalona y Torrijos, lo que nos hace preguntar que si el autor en realidad pensaba fijar la estancia con el clérigo avaro en un lugar concreto. Es posible, también que la hora de componer su obra hubiera confundido en su memoria Torrijos con Maqueda y que su verdadera intencion era satirizar a Torrijos y su clericía y no a los de Maqueda.

 

SALAMANCA -AVILA

 

1. Salamanca14>> Aldealengua» Huerta>> Ventosa delRío Almar>> Arauzo>> Peñaranda el Mercado de Bracamonte]>> Cantarcillo>> Salvadiós>> Narros del Castillo>> ¿Helites?15>> ¿Sancho Izquierdo?16>> Santo Tomé de Zabarcos>> Çarrascalejo>> Vilaflor>> Marlín>> Avila

 

AVILA-TOROS DE GUISANDO

 

2a (Nacional 403) Avila >> Puerto de Paramera>> Barraco17>> Puente de [Burgillo]18> El Tiemblo>> La Venta de Toros de Guisando19

2b (C 505 >Avila 503) Avila >> El Puerto del Boquerón>> El Herradón20..

La Venta de San Bartolomé de Pinares]21>> El Puerto de la Tablada [Arrebatacapas]>> Cebreros >> (>Avila 511 > Avila 904) Venta de la Tablada>> La Venta de Toros de Guisando22.

 

TOROS DE GUISANDO - ESCALONA

 

3a La ruta normal. La Venta de Toros de Guisando>> Cadalso de los Vidrios>>

Padredes [de Escalona]>> Escalona

3b Propuesta ruta de Lazarillo La Venta de Toros de Guisando>> Cadalso de los Vidrios]>> (Toledo 940)23 Almoroz >> (Nacional 403) Escalona.

 

ESCALONA- PUENTE & VENTA DE GUADARRAMA

 

4a-b Escalona>> Quismondo>> San Silvestre>> Novés>>

a Huecas >> Villamil [de Toledol>> Puente & Venta de Guadarrama

b Barcience>> Rielves>> Puente & Venta de Guadarrama

4c Propuesta ruta de Lazarillo. (Nacional 403) Escalona>> Maqueda24>> [Val de] Santo Domingo>> Torrijos>> Rielves>> Puente & Venta de Guadarrama.

 

PUENTE & VENTA DE GUADARRAMA - TOLEDO

 

5. Puente & Venta de Guadarrama>> ¿Lázaro Buey?>> Toledo.

 

Bibliografía

 

Carrasco Rodilla, Clemente. Itinerarios del Lazarillo. OCTAEDRO. Barcelona, 1997.

Anónimo. Lazarillo de Tormes. Ed. Francisco Rico. Cádedra. Madrid: 1997

Miñao, Sebastián de. Diccionario Geográfico-Estadístico de España y Portugal. Madrid: Imprenta de Pierart-Peralta. 1826.

Meneses, Alfonso de. Repertorio de Caminos ordenado por Alfonso de Meneses, correo. Alcalá de Henares: Sebastián Martinez. 1576.

Villuga, Juan. Repertorio de todos los caminos de España. Medina del Campo. Pedro de Castro, impresor de libros, a costa de Juan Espinosa, Mercader de libros 1546.

Colón, Fernando. Descripción y cosmografía. Ed. Josée Luis Mora Mérida. Sevilla: Padilla Libros. Tres tomos, 1988.

NOTAS

1 Lazarillo de Tormes. Ed. Rico p. 53*

2 Para un tratamiento detallado de estas dos ciudades y su relación con el Lazarillo, véase: Clemente Carrasco Rodilla. Itinerarios del Lazarillo. OCTAEDRO. Barcelona: 1997.

3 En el esquema a veces pongo el número actual de la carretera si viene al caso y si he podido localizarlo fácilmente.

4 Lazarillo de Tormes. Ed. Rico p. 35

5 Lazarillo de Tormes. Ed. Rico p. 22

6 Creo que el autor hizo que cruzaran el puente no porque le interesaba la ruta más cómoda sino porque buscaba un pretexto para introducir la escena del toro que, además de enseñarle a Lazarillo a «avivar el ojo y avisar» (Lazarillo de Tormes. Ed. Rico p. 2), es fundamental para la estructura de su viaje con el ciego que termina con el descalabramiento del ciego en la plaza de Escalona. Claro, el ciego y Lázaro, al cruzar el Tormes, en vez de ir a Aldealengua podrían haber ido fácilmente a Alba de Tormes, cruzar el río allí y seguir su camino hacia Toledo.

7 Cosmografía, apartado 2049.

8 O posiblemente una ruta que se desviara un poco de ésta, como la que hoy nos lleva por To 932.

9 Lazarillo de Tormes. Ed. Rico p. 46

10 A 13 kilómetros de Torrijos

11 Lazarillo de Tormes. Ed. Rico p. 44 «-Lázaro, esta agua es muy porfiada, y cuanto la noche más cierra, más recia. Acojámonos a la posada con tiempo».

12 Don Quijote de la Mancha. Primera parte, Capítulo XXII.

13 Lazarillo de Tormes. Ed. Rico p. 71.

14 Si salieron de Salamanca por el puente, donde estaba el toro, tenían que volver a cruzar el río a Aldealengua (por vado) o a Huerta (por barco.) Cogosmografía. [Apartado 2094]. Claro, es posible seguir a Alba de Tormes y cruzar el Tormes otra vez allí.

15 La Cosmografía de Colón [Apartados 1581 y 1585] habla de Haritis o Hiritis que está orilla del este del Zarpadiel, media legua de el Parral, pasando por Vita.

16 La ruta dada por Villuga & Meneses pone Naharros del Castillo>> Helizes>>Santo Tomé de Zabarcos>> Sancho Izquierdo>> Villaflor. Para localizar Helites y Sancho Izquierdo [Cosmografía: Apartado 1583 en adelante], que no figuran hoy en el mapa, el orden que doy es el que figura en la Cosmografía de Colón que viene con más detalles y parece acertado.

17 En Barraco era posible ir a Cebreros y seguir la ruta de 2b.

18 Villuga & Meneses ponen aquí Puente del Congosto, sitio que está cerca de Santibánez de Béjar.

19 La Cosmografía no menciona la Venta de Toros de Guisando.

20 Parece que había lazos directos con el Puerto de Paramera. En el año 1826 Sebastián de Miñao [Tomo 4, p. 451] habla de: «Herradón (el)...el riachuelo Gasnatas que desagua en el Alberche, y sobre el cual tiene un puente para cominucar con la Paramera de Avila.» Sebastián de Miñao. Diccionario Geográfico-Estadístico de España y Portugal. Madrid: Imprenta de Pierart-Peralta. 1826.

21 Aquí se junta con la ruta a Valladolid.

22 La Cosmografía de Colón no menciona la Venta de Toros de Guisando.

23 O irían Cadalso>> Cenicientos>>Madrid 544>> Toledo 940>> Almorox o de Cadalso, por el campo, directamente a Toledo 940.

24 También era posible viajar entre Maqueda y Rielves por Caudilla y Barcience. Véase F. Colón: Cosmografía: Apartado 3191.