<<volver

Carrasco Serrano, Gregorio
VIARIA ROMANA Y MANSIONES DE LA PROVINCIA DE TOLEDO: BASES PARA SU ESTUDIO
Actas del V Congreso Internacional de Caminería Hispánica. Tomo I, pp.75-86

Actualmente la investigación sobre vías de comunicación romanas, presenta una complejidad derivada de la conjunción de trabajos de tipo arqueológico, histórico-geográfico y filológico, que necesariamente requieren. Partiendo de este hecho, nuestro objetivo en el presente estudio se ha centrado fundamentalmente en analizar aquellas vías y sus respectivas mansiones del ámbito territorial correspondiente a la actual provincia de Toledo, constatadas en las antiguas fuentes itinerarias, punto de partida obligado y base en toda investigación sobre viaria romana.

1.- ITINERARIO DE ANTONINO

Constituye sin duda el Itinerario de Antonino1 y a pesar de los problemas que plantea, la principal fuente antigua itineraria de que se dispone, por la importancia de los datos que proporciona. Son diversas las vías de las citadas en esta fuente, parte de cuyos trazados transcurrían por el área geográfica perteneciente a la provincia de Toledo, y más concretamente: Alio itinere ab Emerita Caesarea Augusta, Per Lusitaniam ab Emerita Caesarea Augusta, e Item a Liminio Toletum.

Alio itinere ab Emerita Caesarea Augusta

Es denominada por E. Saavedra2 con el nº 25, Alio itinere ab Emerita Caesaraugustam al igual que Wesseling. Venía a constituir, como su propio nombre indica, una de las vías de las descritas por el Itinerario que unía Emerita con Caesaraugusta. En este caso concreto y con una longitud asignada de CCCXLVIII m.p., representaba la ruta más directa frente a Item ab Emerita Caesaraugusta (It. Ant., 433, 1-438, 1) con DCXXII m.p., o la llamada Per Lusitaniam ab Emerita Caesarea Augusta (It. Ant., 444, 3-446, 3). Por otra parte la falta de adecuación en las distancias proporcionadas por el Itinerario, ha llevado a plantear diversas hipótesis3 en un intento de dar solución satisfactoria a dichos problemas, como la posible omisión de alguna mansio que pudiera ser Lebura4, o Caesarobriga5. A dicha problemática cabe añadir la no existencia de unanimidad por lo que respecta a la identificación segura de determinadas mansiones6.

Esta vía en su recorrido hasta Toletum, es descrita según la edición utilizada7, de la manera siguiente:

438, 2 Alio itinere ab

Emerita Cae-

sarea Au-

3 gustam. p. CCCXLVIII,

sic:

4 Lacipea m.p. XX

5 Leuciana m.p. XXIIII

6 Augustobriga m.p. XII8

7 Toletum m.p. LV

............... ...............

 

Per Lusitaniam ab Emerita Caesarea Augusta

Es designada por E. Saavedra9 con el nº 29 Per Lusitaniam ab Emerita Caesaraugustam, y por Wesseling Per Lusitaniam ab Emerita Caesaraugusta. Con un total de CCCCLVIII m.p., no constituía frente a la ruta anterior (It. Ant., 438, 2 ss.), la vía de comunicación más directa entre Emerita y Caesaraugusta. En su trayectoria desde el SW al NE, presenta una serie de tramos claramente diferenciados; en primer término de Emerita a Laminio, de Laminio a Titulcia, y un último de Titulcia a Caesaraugusta común a otras vías10. Por otro lado la referencia expresa de per Lusitaniam a una vía que tan rápidamente deja el área propiamente lusitana, por supuesto mucho antes que It. Ant., 433, 1 ss., ha venido a plantear diversos problemas de interpretación para con esta ruta11, que además presenta una falta de adecuación de las distancias dadas con las reales del recorrido12.

El desarrollo de esta vía13 hasta el ámbito objeto de estudio, es descrita en la edición manejada14, de la siguiente forma:

 

444, 3 Per Lusitaniam

ab Emerita

Caesarea

4 Augusta m.p. CCCCLVIII,

sic:

5 Contosolia m.p. XII15

6 Mirobriga m.p. XXXVI

7 Sisalone m.p. XIII

445, 1 Carcuvium m.p. XX

2 Ad Turres m.p. XXVI

3 Mariana m.p. XXIIII

4 Lamini m.p. XXX

5 Alces m.p. XL

6 Vico Cuminario m.p. XXIIII

............... ...............

Item a Liminio Toletum

E. Saavedra con el nº 30 la designa Item a Laminio Toletum16 corrigiendo de la misma manera que el resto de los autores Liminio por Laminio17. Constituye sin duda, una de las vías más breves de las descritas por el Itinerario de Antonino, siendo su longitud total asignada de XCV m.p. Las mayores dificultades que ofrece su trazado están en relación, y como bien apunta J.M. Roldán Hervás, con las distancias entre las diversas mansiones, junto a la problemática de la ubicación de éstas18.

En la edición utilizada19, esta vía en su totalidad es descrita de la siguiente manera:

 

446, 4 Item a Liminio

Toletum m.p. XCV, sic:

5 Murum m.p. XXVII

6 Consabro m.p. XXIIII20

7 Toletum m.p. XLIIII

 

LAS MANSIONES

Toletum

Además del Itinerario de Antonino (438, 7; 446, 7), es mencionada también por el Anónimo de Rávena (312, 10) con la forma de Toleton21. No obstante la primera cita a Toletum es recogida por Livio (XXXV, 7) al relatar las operaciones llevadas a cabo por M. Fulvio Nobilior en el 193 a.C. (maiores gestae res a M. Fulvio. is apud Toletum oppidum cum Vaccaeis Vectonibusque et Celtiberis signis collatis dimicavit). También Livio denomina a Toletum como parva urbs, sed loco munito (XXXV, 22, 5) en la narración del sitio y ocupación de la ciudad por M. Fulvio en el año 192 a.C.22, para posteriormente volver a referirse a este núcleo, al describir (XXXIX, 30) las campañas de L. Quinctio Crispino y C. Calpurnio Pisón sobre Carpetania (eodem anno in Hispania praetores C. Calpurnius et L. Quinctius, cum primo vere ex hibernis copias eductas in Baeturia iunxissent, in Carpetaniam, ubi hostium castra erant, progressi sunt, communi animo consilioque parati rem gerere. haud procul Dipone et Toleto urbibus inter pabulatores pugna orta est. quibus dum utrimque subvenitur a castris, paulatim omnes copiae in aciem eductae sunt). Por su parte Ptolomeo (II, 6, 56) la incluye entre las ciudades carpetanas, catalogándose además por Plinio23 a los toletani como estipendiarios del conventus Carthaginensis. Del testimonio epigráfico se puede deducir que llegaría a alcanzar condición de municipium24, aun cuando resulte dificultoso poder establecer con plena seguridad el momento en que dejaría de ser ciudad estipendiaria25. Toletum por otra parte mostraría un notorio desarrollo urbano, atestiguado en los restos arqueológicos del circo26, acueducto27, etc.28.

Resulta común su correspondencia con la actual Toledo, a cuyas antigüedades hiciera referencia Ambrosio de Morales29, y de la que proceden, por otra parte, diversos testimonios tanto epigráficos30 como numismáticos31. La misma identificación es unánimemente reconocida por E. Flórez32, J.A. Ceán Bermúdez33, M. Cortés y López34, E. Saavedra35, K. Miller36, A. Blázquez37, y más recientemente por M. Corchado Soriano38, J.M. Roldán Hervás39 y A. Tovar40 entre otros muchos41.

Vico Cuminario

Es mencionada como mansio (It. Ant., 445, 6) en la vía del Itinerario de Antonino Per Lusitaniam ab Emerita Caesarea Augusta, situada entre Alces42 de la que le separa XXIIII m.p., y Titulcia distante XVIII m.p. De localización imprecisa, sería no obstante ubicada por Ambrosio de Morales43 en Santa Cruz de la Zarza, de la misma manera que E. Flórez44 y J.A. Ceán Bermúdez 45. También A. Laborde en su Itineraire descriptif de l’Espagne46 recoge esta misma creencia, aun cuando para A. Blázquez47 se situaría en La Guardia. Sin embargo M. Cortés y López48 frente a los criterios anteriores mencionados, estimaría más conveniente colocar el emplazamiento de esta mansio en la localidad de Ocaña, opinión igualmente seguida por P. Mado49. Por su parte Eduardo Saavedra50 se inclinaría por fijar la situación de Vico Cuminario entre Lillo y La Guardia, hipótesis mantenida de forma análoga por A. Fernández-Guerra51. Más recientemente tanto A. Schulten52 como A. Tovar53 sin especificar lugar concreto, vienen a suponerla al Este de Toledo, mientras que J.M. Roldán Hervás54 reconoce no estar asegurada su exacta localización.

Consabro

Es citada además de por el Itinerario de Antonino (446, 6) entre Murum y Toletum distante de esta última XLIIII m.p., por el Anónimo de Rávena (313, 15) con el nombre de Consabron. En Ps. Frontino IV, 5, 19 (Hispani Consabrae obsessi eadem omnia passi sunt nec oppidum Hirtuleio tradiderunt) se hace referencia a este núcleo con motivo de las operaciones militares durante las guerras sertorianas en el año 79 a.C. Por su parte Plinio en su obra, incluye entre las comunidades estipendiarias pertenecientes al conventus Carthaginensis a los Consaburrenses (stipendiariorum autem celeberrimi..., Consaburrenses,...)55. No obstante, y según el testimonio de la inscripción (CIL, II, 4211) dedicada a L. Domitius M. fil. Serg. Dentonianus56 quien ostenta el cargo entre otros57, de duumviro del municipium de Consabura, queda claramente constatada su categoría municipal alcanzada58.

Existe unanimidad en su identificación con la localidad de Consuegra, de cuyos vestigios romanos dejara ya testimonio D. Aguirre en el siglo XVIII59. Análoga correspondencia es igualmente llevada a cabo por J.A. Ceán Bermúdez60, M. Cortés y López61 y P. Madoz62; también realizan dicha equivalencia E. Saavedra63, E. Hübner64, y A. Fernández-Guerra65, así como y entre otros K. Miller66, A. Blázquez67, A. García Bellido68, M. Corchado Soriano69, J.M. Roldán Hervás70 y A. Tovar71. Diversos hallazgos arqueológicos72 vienen a confirmar dicha localización, a la vez que constatan la entidad que, paralela a su municipalización, llegaría a tener este núcleo.

 

2.- ANÓNIMO DE RÁVENA

 

Constituye el Ravennatis Anonymi Cosmographia o vulgarmente Anónimo de Rávena, otra de las antiguas fuentes itinerarias73 a tener en cuenta para el área geográfica que nos ocupa. No obstante no proporciona las distancias entre una mansión y otra, limitándose solamente a consignar el nombre de éstas.

En la edición utilizada74, los recorridos contenidos en esta obra referentes al ámbito territorial objeto de estudio y zona limítrofe, se describen de la siguiente manera:

 

312 IV 44

44. Iterum quomodo in media pro-

vincia ipsius patriae Spaniae dicitur ci-

vitas

7 Complutum, cuius affinalis est

8 civitas quae dicitur

9 Titultia, item civitas

10 Toleton

11 Lebura

12 Augustabria75

 

Se trata de una parte del trazado de la ruta de Complutum a Emerita (It. Ant., 438, 2-438, 9), en el que se incluye una nueva mansión, Lebura, no mencionada por el Itinerario de Antonino.

 

313 IV 44

8 Iterum iuxta ipsam civitatem Complu-

9 tum est civitas quae dicitur

...........

15 Consabron

16 Moroin76

............

............

 

Viene a constituir parte de la ruta ya descrita por el Itinerario de Antonino, Item a Liminio Toletum (It. Ant., 446, 4-7), experimentándose tan sólo algunas modificaciones en los nombres de las respectivas mansiones, como Consabron por Consabro, o Moroin por Murum.

 

LAS MANSIONES

 

Tan sólo nos ocuparemos de Lebura, por cuanto Toleton (Toletum) y Consabron (Consabro), han sido ya tratadas con anterioridad.

 

Lebura

 

Situada por el Ravennate entre Toleton y Augustabria (Augustobriga), en Ptolomeo se menciona (II, 6, 56) entre los núcleos de población carpetanos. No resulta segura su identificación con la Aebura mencionada por Livio77 al narrar las campañas de Q. Fulvius Flaccus en el año 181 a.C. No obstante para A. Schulten78 dicha equivalencia sería factible; V. Paredes79 y K. Miller80 la localizan en Talavera de la Reina81, sin embargo para F. Fita82 "debió hallarse al otro lado del Tajo..., y por consiguiente hay que buscarla siguiendo la calzada o camino que pasa por el puerto Marchés". Por su parte P. Boch-Gimpera y P. Aguado Bleye83 recogiendo la opinión que identifica Aebura y Libora, la sitúan en Puebla de Montalbán. Más recientemente A. Tovar84 descartando una posible equivalencia Aebura/Libora, sitúa a esta última cerca del límite entre la Tarraconense y la Lusitania, sin precisar lugar exacto, constatando de esta manera su dificultosa y problemática identificación.

A estas vías mencionadas por las fuentes antiguas itinerarias, habrá que añadir otras rutas no atestiguadas en dichas fuentes, pero no por ello necesariamente menos importantes, que podrán ser estudiadas mediante la correspondiente labor arqueológica, en un área geográfica como ésta, de gran importancia estratégica en el trazado de las vías romanas de comunicación del ámbito meseteño peninsular.

NOTAS

1 Edición básica de esta obra ha sido la efectuada por P. Wesseling, Vetera Romanorum Itineraria, Amsterdam, 1735. Posteriores y más utilizadas son las de G. Parthey et M. Pinder, Itinerarium Antonini Augusti et Hierosolymitanum ex libris manuscriptis, Berlín, 1848, y la de O. Cuntz, Itineraria Romana, vol. I, Leipzig, 1929. Véase también K. Miller, Itineraria Romana. Römische Reisewege an der Hand der Tabula Peutingeriana, Stuttgart, 1916; E. Saavedra, Discursos leídos ante la Real Academia de la Historia, Madrid, 1862; A. Blázquez, «Nuevo estudio sobre el Itinerario de Antonino», BRAH, 31, 1892; ya más recientemente, J.M. Roldán, Itineraria Hispana. Fuentes antiguas para el estudio de las vías romanas en la Península Ibérica, Valladolid-Granada, 1975.

2 Discursos..., op. cit., p. 74.

3 Vgr., la posibilidad de que la vía no partiese realmente de Emerita sino de una de las mansiones del camino de la plata, concretamente de Rusticiana, vid., A. Blázquez, MJSEA, 29, 1920, pp. 23 ss. También J.M. Roldán, Iter ab Emerita Asturicam. El camino de la plata, Salamanca, 1971, p. 158.

4 Véase al respecto M. Fernández Miranda et alii, «Alio itinere ab Emerita Caesaraugusta. La vía romana entre Talavera de la Reina y Toledo y la implantación humana en el valle medio del río Tajo», Simposio sobre la red viaria en la Hispania Romana, Zaragoza, 1990, p. 157; M. Fernández Miranda et alii, «Indigenismo y romanización en la cuenca media del Tajo. Planteamiento de un programa de trabajo y primeros resultados», Actas del Primer Congreso de Arqueología de la provincia de Toledo, Toledo, 1990, p. 17.

5 Vid. ME., 14, 1968, pp. 406-7; G. Arias, Repertorio de Caminos de la Hispania Romana, 1987, pp. 125-6 y 367-8.

6 Sobre esta vía en general, véase: F. Coello, «Vías romanas entre Toledo y Mérida», BRAH, 15, 1889, pp. 5 ss.; A. Blázquez, «Informe relativo a la parte de la vía romana núm. 25 del Itinerario de Antonino», BRAH, 60, 1912, pp. 306-317; M. Roso de Luna, «Las vías romanas del nordeste de Mérida», BRAH, 60, 1912, pp. 373-379; A. Blázquez, MJSEA, 29, 1920, pp. 23-33; Id., MJSEA, 40, 1920-21, pp. 10-11; ME., 2, 1963; ME., 13, 1967; ME, 14, 1968; J.M. Roldán, Itineraria..., op. cit., pp. 86-87; G. Arias, Repertorio..., op. cit., pp. 125-6 y 367-371; ME, 17, 1988; ME, 18, 1988, ME, 21, 1989; ME, 24, 1989; ME, 27, 1990; M. Fernández Miranda et alii, «Alio itinere...», art. cit., pp. 155-163; M. Fernández Miranda et alii, «Indigenismo...», art. cit., pp. 15 ss.; ME, 34, 1991; ME, 35, 1991; ME, 39-41, 1992; añádase y para el tramo entre Talavera de la Reina y Toledo, Y. Álvarez, «Aportación documental para el estudio del trazado de la vía romana entre Talavera de la Reina y Toledo», Actas de las Primeras Jornadas de Arqueología de Talavera de la Reina y sus tierras, Toledo, 1992, pp. 159-175; también y en relación con un miliario de Talavera, vid., D. Urbina, «Un miliario en Talavera de la Reina. Toledo», HAnt., XVII, 1993, pp. 349 ss.

7 Itineraria Romana. Volumen Prius: Itineraria Antonini Augusti et Burdigalense, Edidit O. Cuntz, Leipzig, 1929. En el aparato crítico de esta edición se hace constar: 438, 2, itenere L caesarea, ea sup. lin. 1L; 5 leutiana B; 6 augustobrica B.

8 E. Saavedra, Discursos..., op. cit., p. 74 proporciona la distancia de mpm XXII.

9 Discursos..., op. cit., p. 76.

10 Véase It. Ant., 436, 1-438, 1; 438, 8-439, 4; 439, 11-14. A este último tramo de Titulcia a Caesaraugusta, se hace mención al igual que en 439, 13-14 con la referencia Caesaraugusta mansionibus supra scriptis, dándose la cifra de CCXV m.p.

11 Se ha apuntado incluso la posible confusión de per Lusitaniam por Laminium, vid., F. Coello, «Vías romanas...», art. cit., p. 18. También y en cuanto a la interpretación del término per Lusitaniam en relación a esta vía, véase G. Arias, Repertorio..., op. cit., pp. 510-11, y ME, 2, 1963, p. 32; ME, 13, 1967, p. 374; ME, 34, 1991, p. 11; ME, 39, 1992, pp. 14-5. Por otro lado, y según J.M. Roldán Hervás, esta vía coincidiría en su primera parte con el Item a Corduba Emeritam (It. Ant., 415, 3 ss.), vid., Iter ab Emerita..., op. cit., p. 154. Igualmente ya al respecto V. Paredes, Origen del nombre de Extremadura, Plasencia, 1886, p. 96.

12 Vid., J.M. Roldán Hervás, Itineraria Hispana..., op. cit., p. 92.

13 Véase en general: F. Coello, «Vías romanas...», art. cit., BRAH, XV, 1889; A. Blázquez, «Vías romanas de la Beturia de los Turdulos», BRAH, 61, 1912, pp. 359 ss.; MJSEA, 9, 1917; MJSEA, 40, 1921; ME, 2, 1963; ME, 13, 1967; M. Corchado Soriano, «Estudio sobre vías romanas entre el Tajo y el Guadalquivir», AEArq., 42, 1969; J.M. Roldán, Iter ab Emerita..., op. cit., p. 154; Id., Itineraria Hispana..., op. cit., pp. 91-3; G. Arias, Repertorio..., op. cit., pp. 101-2 y 510-11; ME, 18, 1988; ME, 21, 1989; ME, 23, 1989; ME, 25, 1990; ME, 34, 1991; ME, 36, 1992; ME, 39-41, 1992.

14 Itineraria Romana..., op. cit., vid. nota 7; en esta edición se hace constar en el aparato crítico; 444,3 lusitaniam L; 6 mirobrica B; 445,6 cominario B.

15 E. Saavedra, Discursos..., op. cit., p. 76, proporciona la distancia de mpm XV.

16 Discursos..., op. cit., p. 76.

17 Véase vgr., P. Wesseling: Iter a Laminio Toletum; en el mismo sentido G. Parthey et M. Pinder, Itinerarium..., op. cit., p. 213, y J.M. Roldán, Itineraria Hispana..., op. cit., p. 94. Vid., no obstante al respecto G. Arias, ME, 11, 1966, pp. 289-90, y también Id., Repertorio..., op. cit., pp. 144-8.

18 En relación a esta vía, véase: MJSEA, 9, 1917; ME, 3, 1963; ME, 10, 1965; ME, 11, 1966; M. Corchado Soriano, «Estudio sobre vías...», art. cit., AEArq., 42, 1969; J.M. Roldán, Itineraria Hispana..., op. cit., pp. 93-4; G. Arias, Repertorio..., op. cit., pp. 137 y 144-8; ME, 16, 1988; C. Fernández et alii, «Entre Consabro y Laminio: aproximación a la problemática de la vía 30 del Itinerario», Simposio sobre la red viaria en la Hispania Romana, Zaragoza, 1990, pp. 165-182; ME, 25, 1990; ME, 26, 1990; ME, 27, 1990; ME, 35, 1991; ME, 39-41, 1992.

19 Itineraria Romana..., op. cit., vid. nota 7; en el aparato crítico de dicha edición se hace constar: 446,4 R III super sunt in marg. B; 5 VII B XXVII R; 6 XXVIII B; 7 R hic IIII super sunt in marg. B; P. Wesseling ofrece el desarrollo de esta vía de la siguiente forma:

Iter a Laminio Toletum m.p. XCV sic.

Murum m.p. XXVII

Consabro m.p. XXVIII

Toletum m.p. XL

20 G. Parthey et M. Pinder, Itinerarium..., op. cit., p. 213, y E. Saavedra, Discursos..., op. cit., p. 76 proporcionan la distancia de mpm XXVIII.

21 Sobre el carácter del nombre, vid., A. Holder, Alt-Celtischer Sprachschatz, II, Leipzig, 1896, p. 1871; A. Schulten, RE, VI, 2, 1937, col. 1673; J. Hubschmid, «Toponimia prerromana», ELH, I, Madrid, 1960, p. 468; R. Menéndez Pidal, Toponimia prerrománica hispánica, Madrid, 1968, pp. 54, 58 y 173; A. Tovar, Iberische Landeskunde. Las tribus y las ciudades de la antigua Hispania. 3. Tarraconensis, Baden-Baden, 1989, p. 229; F. Villar, «Talabara, Talavera, Toledo», Studia Palaeohispanica et Indogermanica J. Untermann ab amicis oblata, Barcelona, 1993, pp. 292-294; Id., Estudios de Celtibérico y de toponimia prerromana, Salamanca, 1995, p. 217; también véase al respecto, F. Jiménez de Gregorio, Los pueblos de la provincia de Toledo hasta finales del siglo XVIII, T. V, Toledo, 1986, pp. 69-71.

22 Liv., XXXV, 22, 5: tum in Oretanos progressus et ibi duobus potitus oppidis Noliba et Cusibi ad Tagum amnem ire pergit. Toletum ibi parva urbs erat, sed loco munito. eam cum oppugnaret, Vectonum magnus exercitus Toletanis subsidio venit. cum iis signis collatis prospere pugnavit et fusis Vectonibus operibus Toletum cepit.

23 Plin., N.h., III, 25: ..., Carpetaniae Toletani Tago flumini inpositi. Por su parte Grattio (Cyneg. 341) hace referencia al cultrum Toletanum, vid., FHA, VIII, p. 132 y A. Schulten, Geografía y etnografía antiguas de la Península Ibérica, II, Madrid, 1963, p. 334. Otras fuentes, Iul. Honor., Cosmogr., p. 34, 12: Toletum oppidum; Cosmogr. Aeth., p. 79, 13: Toletum (Geographi Latini Minores, ed. A. Riese, Hildesheim, 1964).

24 Vid., al respecto Mª P. González-Conde, Romanidad e indigenismo en Carpetania, Alicante, 1987, pp. 57 ss.; G. Alföldy, Römisches Städtewesen auf der neukastilischen Hochebene, Heidelberg, 1987, pp. 59-62; J. Mangas, J. Alvar, «La municipalización de Carpetania», Toledo y Carpetania en la Edad Antigua, Toledo, 1990, pp. 83 ss.; D. Plácido et alii, «Toletum», DArch., 1992, pp. 269 ss.

25 Mientras Mª P. González-Conde y G. Alföldy estiman como probable la municipalización flavia de Toletum, vid., nota 24, J. Mangas, «La municipalización...», art. cit., pp. 92 ss. considera que existen una serie de hechos que podrían hacer pensar que la municipalización de Toletum fue anterior.

26 M. Castaños et alii, «Excavaciones en Toledo. Memoria de los trabajos efectuados en el circo romano», MJSEA, 96, 1928; F. San Román et alii, «Excavaciones en Toledo. Memoria de los trabajos efectuados en el circo romano», MJSEA, 109, 1930; A. Rey Pastor, El circo romano de Toledo, Toledo, 1932; F.J. Wiseman, Roman Spain, London, 1956, p. 132; P. Piernavieja, «Los circos de Hispania», Symposium de Arqueología Romana, Barcelona, 1977, p. 319; J.H. Humphrey, Roman Circuses. Arenas for Chariot racing, London, 1985, pp. 350-360; F.J. Sánchez-Palencia et alii, «Estratigrafía y arquitectura del circo romano de Toledo», I Congreso de Hª de Castilla-La Mancha, T. IV, 1988, pp. 225-236; F.J. Sánchez-Palencia, Mª J. Sáinz Pascual, El circo romano de Toledo: estratigrafía y arquitectura, Toledo, 1988; F.J. Sánchez-Palencia et alii, «El circo romano de Toledo», Actas del Primer Congreso de Arqueología de la provincia de Toledo, Toledo, 1990, pp. 253-369; F.J. Sánchez-Palencia et alii, «Circo Romano», Toledo. Arqueología en la ciudad, Toledo, 1996, pp. 25-27.

27 C. Fernández Casado, Acueductos romanos en España, Madrid, 1972; Id., Ingeniería hidráulica romana, Madrid, 1983, pp. 514-515; también véase, F. Fuidio Rodríguez, Carpetania romana, Madrid, 1934, pp. 70-72; J. Porres, El abastecimiento de aguas a Toledo, Toledo, 1970; F. Chueca Goitia, «Abastecimiento romano de aguas a Toledo. Declaración de monumento histórico-artístico», BRAH, 179, 1982, pp. 385-386. Además y en relación al castelum aquae vid., J.A. García-Diego, «La cueva de Hércules», Rev. de Obras Públicas, 1974, pp. 683-700; J. Porres, Rev. de Obras Públicas, 1975, pp. 333 ss.; J.A. García-Diego, J. Porres, Rev. de Obras Públicas, 1977, pp. 727-730; C. Fernández Casado, Rev. de Obras Públicas, 1977, pp. 809-812; Id., Ingeniería hidráulica..., op. cit., p. 247. Recientemente y en general, véase F. Aranda Alonso et alii, El sistema hidráulico romano de abastecimiento a Toledo, Toledo, 1997.

28 Vid., J. Mangas, J. Carrobles, «Ciudades del área de la provincia de Toledo en época republicana», Italia e Hispania en la crisis de la República romana, Madrid, 1998, p. 249.

29 Ambrosio de Morales, Las Antigüedades de las ciudades de España, Alcalá de Henares, MDLXXV, pp. 90 ss.

30 Véase vgr., CIL, II, pp. 416 ss.

31 Vid., A. Vives, La moneda hispánica, Madrid, 1924-6, lám. CXXXIV; O. Gil Farres, La moneda hispánica en la Edad Antigua, Madrid, 1966, pp. 183, 186-88, 252 ss. y 274; A.M. Guadan, Numismática ibérica e íbero-romana, Madrid, 1969, p. 210; L. Villaronga, Numismática antigua de Hispania, Barcelona, 1979, pp. 229, 241-2.

32 E. Flórez, España Sagrada, V, pp. 173 ss.

33 Sumario de las Antigüedades Romanas que hay en España, Madrid, 1832, pp. 118-119.

34 M. Cortés y López, Diccionario geográfico-histórico de la España Antigua, T. III, Madrid, 1836, pp. 421-3.

35 Discursos..., op. cit., p. 104.

36 Römische Reisewege..., op. cit., col. 151 y 163.

37 MJSEA, 29, 1920, pp. 23 ss.

38 «Estudio sobre vías...», art. cit., p. 156.

39 Itineraria Hispana..., op. cit., p. 272.

40 A. Tovar, Iberische Landeskunde..., op. cit., vol. III, pp. 229-232.

41 Según M. Fernández Miranda et alii, «Indigenismo...», art. cit., p. 17, Toletum mansio se situaría en las inmediaciones de la ciudad romana del mismo nombre; G. Arias por su parte, coloca Toletum-empalme en «Portillo de Toledo», vid., ME, 27, 1990, p. 6 y ME, 41, 1992, p. 14.

42 La no asegurada localización de Alces, impide se inscriba con absoluta certeza en el área geográfica que nos ocupa, así pues mientras que para E. Saavedra, Discursos..., op. cit., p. 84 se ubicaría al O. de Miguel Esteban, y para A. Blázquez, MJSEA, 9, 1917 y 40, 1921 en las inmediaciones de la Hidalga entre Campo de Criptana y Quero, sin embargo según A. Fernández-Guerra, M. Cortés y López y P. Madoz entre otros, se situaría en la localidad de Alcázar de San Juan. Según J.M. Roldán, no existe seguridad en su identificación con la Alce de que habla T. Livio XL, 48: Inde iam duxit ad Alcen urbem... y XL, 49: convertit inde agmen retro unde venerat ad Alcen atque eam urbem oppugnaret institit; véase sin embargo al respecto RE, 1, 1893, col. 1338.

43 Las Antigüedades de las ciudades..., op. cit., pp. 76-7; Ambrosio de Morales relaciona el nombre de esta mansio al "cuminum" tan alabado por Plinio en XIX, 161 para la zona de Carpetania: in Carpetaniam nostri orbis laudatur cuminum; véase también en este mismo sentido, A. Schulten, Geografía y etnografía antiguas..., op. cit., vol. II, p. 417.

44 Vid., España Sagrada, V, pp. 22-23.

45 Sumario de las Antigüedades..., op. cit., pp. 111-112.

46 A. Laborde, Itineraire descriptif de l’Espagne, vol. IV, París, 1828, p. 7.

47 MJSEA, 40, 1920-1.

48 Diccionario geográfico-histórico..., op. cit., vol. III, p. 490; también y más recientemente sobre la hipótesis de Ocaña vid., ME, 23, 1989.

49 P. Madoz, Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar, Madrid, vol. XVI, p. 23.

50 E. Saavedra, Discursos..., op. cit., p. 106: "En el despoblado de Dancos, entre Lillo y La Guardia".

51 Vid., BRAH, I, 1877, p. 137.

52 A. Schulten, Geografía y etnografía antiguas..., op. cit., vol. II, p. 417.

53 A. Tovar, Iberische Landeskunde..., op. cit., vol. III, p. 237.

54 Itineraria Hispana..., op. cit., p. 278. Por su parte M. Corchado Soriano, El Priorato de Uclés, Madrid, 1965, p. 78 afirma al respecto: "... su reducción puede ser Santa Cruz de la Zarza u Ocaña, no faltando situaciones fuera de los límites del Priorato, como en el despoblado de Dancos".

55 Plin., NH, III, 25. Consaburensis se atestigua epigráficamente en CIL, II, 2166: Q. Domitius / Q.L. Macer / Consaburensis / L.p. in fronte XV / in agro p. XX; vid., también J. Vives, Inscripciones..., op. cit., p. 487, nº 5305.

56 CIL, II, 4211: P.H.C. / L. Domitio / M. fil Serg. / Dentoniano / iudic. dec. V equo / publico per Traian. / II vir. munic. Consaburon / flam[i]n. perpet. tribun. milit. / cohort. Astur. Gallaeciae / et Mauretan. Tingit. / flam. P.H.C.; H. Dessau, ILS, II, p. 691, nº 6936; J. Vives, Inscripciones..., op. cit., p. 185, nº 1586; G. Alföldy, Flamines Provinciae Hispaniae Citerioris, Madrid, 1973, p. 69, nº 20; Id., Die römischen Inschriften von Tarraco, Berlín, 1975, p. 149, nº 271. En relación a la tribu Sergia de Dentonianus vid., W. Kubitschek, De romanorum tribuum origine ac propagatione, Wien, 1882, p. 171; Id., Imperium romanorum tributim descriptum, Wien, 1889, p. 193; R. Wiegels, Die Tribusinschriften..., op. cit., pp. 108-9; G. Alföldy, Römisches Städtewesen..., op. cit., pp. 53-4.

57 En relación a los cargos ocupados por Dentonianus, vid., G. Alföldy, Flamines..., op. cit., pp. 33 y 69; J.F. Rodríguez Neila, «Los jueces de las cinco decurias oriundos de la España romana. Una contribución prosopográfica», Hant., VIII, 1978, pp. 26-28.

58 Véase RE, IV, 1, 1900, col. 889; H. Galsterer, Untersuchungen zum römischen Städtewesen auf der Iberische Halbinsel, Berlín, 1971, p. 70; Mª P. González-Conde, Romanidad..., op. cit., pp. 89 ss.; Id., «L. Domitius Dentonianus y la promoción jurídica de Consabura», Hant., XIII, 1986-9, pp. 53-70; G. Alföldy, Römisches Städtewesen..., op. cit., pp. 52-4.

59 D. Aguirre, El Gran Priorato de San Juan de Jerusalén en Consuegra, en 1769, Toledo, 1973.

60 Sumario de las Antigüedades..., op. cit., p. 71.

61 Diccionario geográfico-histórico..., op. cit., vol. II, pp. 378-9.

62 P. Madoz, Diccionario geográfico-estadístico-histórico..., op. cit., vol. VI, p. 569.

63 Discursos..., op. cit., p. 91.

64 CIL, II, p. 431.

65 BRAH, I, 1877, p. 137.

66 Römische Reisewege..., op. cit., col. 163.

67 MJSEA, 9, 1917, pp. 19 ss.

68 A. García Bellido, La España del siglo primero de nuestra Era, Madrid, 1947, p. 238.

69 M. Corchado Soriano, «Estudio sobre vías...», art. cit., p. 151.

70 Itineraria Hispana..., op. cit., p. 233.

71 Iberische Landeskunde..., op. cit., vol. III, pp. 222-4.

72 Véase al respecto, J. Jiménez de Gregorio, «Hallazgos arqueológicos en la provincia de Toledo», AEArq., 36, 1963, pp. 228 ss.; F.J. Giles Pacheco, «Contribución al estudio de la arqueología toledana. Hallazgos hispanorromanos en Consuegra», Anales Toledanos, 5, 1971, pp. 139-165; J.A. García-Diego, «Una presa romana en Consuegra», Agua, 90, 1975, pp. 2-9; J.A. García-Diego et alii, «Nuevo estudio sobre la presa romana de Consuegra», Rev. de Obras Públicas, 1980, pp. 487-505; C. Fernández Casado, Ingeniería hidráulica..., op. cit., p. 147; J.A. García-Diego et alii, «Estudio conjunto sobre la presa romana de Consuegra», Rev. de Obras Públicas, 1983, pp. 673-688; J.C. Fernández-Layos, Hª de Consuegra, I. Edad Antigua, Toledo, 1983, pp. 98 ss.; A. Blanco Frejeiro, «Presa romana de Consuegra (Toledo). Declaración de monumento histórico-artístico», BRAH, CLXXX, 1983, pp. 191-2.

73 Para cuestiones de cronología y carácter de esta obra vid., J.M. Roldán, Itineraria Hispana..., op. cit., pp. 111 ss.

74 Ravennatis Anonymi Cosmographia et Guidonis Geographica. Ed. M. Pinder et G. Parthey, Aalen, 1860 (Reed. 1962).

75 Augustobriga en It. Ant., 438, 6.

76 Sobre la problemática de su localización vid., G. Carrasco Serrano, «Introducción al estudio de las vías romanas de la provincia de Ciudad Real: fuentes antiguas itinerarias», Simposio sobre la Red Viaria en la Hispania Romana, Zaragoza, 1990, p. 90; también C. Fernández Ochoa et alii, «Entre Consabro y Laminio...», art. cit., pp. 165-182.

77 Liv. XL, 30, 3-4: principio veris exercitum in Carpetaniam duxit et castra locavit ad oppidum Aeburam modico praesidio in urbe posito. paucis post diebus celtiberi milia duo ferme inde sub colle posuerunt castra. XL, 32, 5: simul ab urbe Aebura, qui in praesidio relicti erant in medio ardore pugnae advenerunt et Acilius ab tergo erat. XL, 33, 1: sauciis deinde in oppidum Aeburam devectis per Carpetaniam ad Contrebiam ductae legiones. Cf. FHA, III, pp. 211-212.

78 Vid., RE, XIII, 1, 1926, col. 116; FHA, III, p. 212.

79 Origen del nombre..., op. cit., p. 27.

80 Römische Reisewege..., op. cit., col. 151.

81 Véase también al respecto y más recientemente, ME, 27, 1990, p. 6; ME, 36, 1992, p. 23; ME, 41, 1992, p. 11.

82 BRAH, 2, 1882, p. 297.

83 Vid., Hª de España de R. Menéndez Pidal, II, Madrid, 1962, p. 75; véase también comentario de C. Müller, ad Ptol., I, p. 176: Libora sec. Ptol. et Rav. inter Toletum et Augustobrigam (Talavera de la Reina) sita fortasse stetit ubi nunc est Montalba ad Tagum flª. De forma análoga Chr. Gouillart, T. Live. Histoire Romaine, T. XXX, París, Les Belles Lettres, 1986, p. 112, nota 5.

84 Iberische Landeskunde..., op. cit., vol. III, pp. 235 y 232-3. Sin embargo últimamente, J. Mangas y J. Carrobles, «Ciudades del área...», art. cit., p. 246, opinan al respecto: "Creemos, en cambio, que los argumentos para identificar Libora = Aebura o bien otro topónimo análogo no sólo son válidos por razones paleográficas, sino que responden mejor al contenido de los textos antiguos". También en relación a dicha problemática vid., J. Mangas et alii, «Deana y Mulieres. Nueva inscripción de la provincia de Toledo», Gerión, 10, 1992, pp. 246-247.