<<volver  

Gregorio Carrasco Serrano
Universidad de Castilla-La Mancha
VIARIA ROMANA DEL ÁMBITO PROVINCIAL DE CIUDAD REAL: BASES PARA SU ANÁLISIS
Actas del II Congreso Internacional de Caminería Hispánica. Tomo I, pp. 71-84

Uno de los aspectos fundamentales por lo que a la romanización respecta, lo constituye sin duda alguna, el referente a las vías de comunicación, lo cual explica el cada vez mayor interés que en la actualidad suscitan las investigaciones al respecto.

En los estudios sobre comunicaciones romanas, se hace absolutamente necesario, tener en cuenta las fuentes antiguas que, de distinto carácter —histórico-geográficas, epigráficas o propiamente itinerarias— vienen a constituir la base a partir de la cual debe iniciarse, de forma ineludible, toda investigación sobre viaria romana. En este sentido nuestro propósito se ha centrado básicamente en abordar aquellas fuentes antiguas relativas, en este caso, a las vías de comunicación romanas del ámbito territorial correspondiente a la actual provincia de Ciudad Real.

I. El comúnmente denominado Itinerario de Antonino 1, viene a representar sin duda, la principal fuente antigua itineraria de que se dispone, por la importancia de los datos que proporciona. Son varias las vías de las citadas en esta obra, parte de cuyos trazados, transcurrían por el área geográfica perteneciente a la provincia de Ciudad Real, y más concretamente: Per Lusitaniam ab Emerita Caesarea Augusta, Item a Liminio Toletum, e Item a Laminio alio itinere Caesarea Augusta.

Per Lusitaniam ab Emerita Caesarea Augusta

Es denominada por E. Saavedra 2 con el nº 29 Per Lusitaniam ab Emerita Caesaraugustam, y por Wesseling Per Lusitaniam ab Emerita Caesaraugusta. Constituía, como su propio nombre indica, una de las vías de las descritas por el Itinerario, que unía Emerita con Caesaraugusta, a través de una serie de tramos claramente diferenciados, como serán de Emerita a Laminio, de Laminio a Titulcia, y un último de Titulcia a Caesaraugusta común a otras vías 3. Por otra parte, la referencia expresa de per Lusitaniam a una vía que tan rápidamente deja el área propiamente lusitana, por supuesto mucho antes que It. Ant., 433, 1 ss., ha venido a plantear diversos problemas de interpretación para con esta ruta 4, que además presenta una falta de adecuación de las distancias dadas con las reales del recorrido 5.

Esta vía, a su paso por el ámbito geográfico objeto de estudio y zona limítrofe, es descrita en la edición utilizada 6, de la siguiente forma:

444, 3 Per Lusitaniam

ab Emerita

Caesarea

4 Augusta m.p. CCCCLVIII,

sic:

...............

................

7 Sisalone m.p. XIII

445, 1 Carcuvium m.p. XX

2 Ad Turres m.p. XXVI

3 Mariana m.p. XXIIII

4 Lamini m.p. XXX

5 Alces m.p. XL

.......... ...............

 

MANSIONES

Sisalone

A ella se refieren diversas fuentes antiguas, sobre todo en relación a su importancia minera. Así pues, es citada por Estrabón (III, 2, 3) de forma explícita con el nombre de Σισάπωυα. En Plinio (XXXIII, 118) 7 se hace referencia a la exportación del minio sisaponense a Roma, siendo éste el más conocido 8, afirmación esta última en consonancia con Trogo Pompeyo (Iust. Epit. Hist. Ph., XLIV, 4), cuando indica que Hispania era la región, que más minio producía. Por su parte Vitrubio (VII, 9, 4), a comienzos del siglo I, viene a confirmar los datos de Plinio. En época de Cicerón (Ph., II, 48), la explotación de estas minas estaba en manos de una compañía particular, como se constata además epigráficamente 9. Sisapo es mencionada por Plinio (III, 1, 14: Sisaponem), como un oppidum del Conventus Cordubensis 10, sin embargo en Ptolomeo (II, 6, 58) se incluye Σισαπώυη 11, en la Citerior, lo cual podría explicarse según R. Thouvenot 12, por la rectificación de límites provinciales que debió efectuarse ya avanzado el siglo I. Su exacta localización sigue siendo problemática 13, pese a su frecuente identificación con Almadén ya realizada por E. Saavedra 14, A. Blázquez 15, K. Miller 16, E. Hübner 17, y más recientemente por A. Schulten 18 y A. García Bellido 19 entre otros. Por su parte E. Florez 20 y J.A. Ceán Bermúdez 21 la colocan en Valdeazogues, mientras que M. Corchado Soriano 22 siguiendo a I. Hervás y Buendía 23 se inclina por Chillón 24; también se ha situado en La Bienvenida por A. Delgado 25. Posteriormente P. Sillières 26, propuso su localización en el yacimiento del Cerro de las Monas, sin embargo el hallazgo reciente de un epígrafe en las excavaciones de La Bienvenida 27, ha vuelto a replantear la hipótesis sobre este último lugar 28, que solamente sucesivas campañas arqueológicas y la revisión de los todavía pendientes problemas que conllevan las distancias ofrecidas por el Itinerario de Antonino, podrán solucionar.

Carcuvium

Según el Itinerario de Antonino distante XX m.p. de Sisalone, es prácticamente unánime su identificación con la localidad de Caracuel, que según las Relaciones Topográficas ordenadas por Felipe II «... era ciudad muy grande según relación de antiguos y según lo manifiesta la muchedumbre de edificios antiguos...» 29. De dicha localidad procede precisamente una interesante inscripción en la que se constata la tribu Galeria, en la que se inscribe uno de los dos magistrados que se citan, y cuya lectura según G. Alföldy 30 es la siguiente: ----- / M(arcus) ([---] / Gal(eria) Flavu[s] / M(arcus) Valeriu[s] / Proculus / mag(istri) II. Según I. Hervás y Buendía 31, quien igualmente ubica Carcuvium en Caracuel «los musulmanes llamaban a este pueblo Carquer y las fortificaciones, que aún subsisten de los romanos, las restauraron y aumentaron».

Asimismo J.A. Ceán Bermúdez 32 la sitúa también en dicha localidad, al igual que M. Cortés y López 33, P. Madoz 34, E. Saavedra 35, K. Miller 36, y más recientemente M. Corchado Soriano 37, J.M. Roldán Hervás 38 y P. Sillières 39.

Ad Turres

Es mencionada entre Carcuvium, de la que la separan según el Itinerario de Antonino XXVI m.p., y Mariana distante XXIII m.p. No resuelta su identificación 40, son varias las hipótesis que se han dado sobre su posible ubicación 41, de tal manera que A. Blázquez la sitúa en el término de Argamasilla de Calatrava, concretamente en el cerro de Terruchel o Terrachel «... donde hay lo que los naturales del país llaman Sala de Moros y ruinas romanas...» 42, mientras que Eduardo Saavedra 43 la coloca en Nuestra Señora de las Virtudes. También y por su parte según F. Coello, «debió hallarse en las inmediaciones de Santa Cruz de Mudela, cerca de la cual hay la casa de los Hitos, el sitio de los Castillones y otros indicios» 44. Tiene, por otra parte, idéntico nombre que la otra mansión Ad Turres de It. Ant., 400, 6, Anónimo de Rávena (304, 10 y 343, 2) y Vasos de Vicarello III y IV.

Mariana

Es citada además de por el Itinerario de Antonino, por los Vasos de Vicarello (I, II, III y IV) entre Ad Solaria y Mentesa, y por el Anónimo de Rávena (313, 18) con el nombre de Marimana. Fue ubicada en Nuestra Señora de Mairena, muy cerca de la localidad de Puebla del Príncipe, por A. Fernández-Guerra 45, E. Saavedra 46, F. Coello 47, e I. Hervás y Buendía 48. Sin embargo A. Blázquez llegaría a fijar su posición en «... las inmediaciones de Bolaños donde existen grandes vestigios de antigua población...» 49. No obstante más recientemente, su tradicional identificación en Nuestra Señora de Mairena 50, es reconocida de forma prácticamente unánime por M. Corchado Soriano 51, J.M. Roldán Hervás 52, A. Tovar 53, G. Alföldy 54 y P. Sillières 55.

Lamini

Constituía un punto de intersección de trazados, del cual partían dos vías, una de ellas a Toletum (It. Ant., 446, 4-7), y otra a Caesaraugusta (It. Ant., 446, 8-448, 1). Es mencionada por distintas fuentes antiguas, como Ptolomeo (II, 6, 56) Ëáìéíßïí 56, y Plinio (III, 6) que pone el origen del río Anas precisamente en el ager Laminitanus (ortus hoc in Laminitano agro Citerioris Hispaniae...), afirmando además (XXXVI, 165) que las mejores piedras de afilar instrumentos de hierro se encontraban en Laminium 57. También Plinio (III, 25) cataloga a sus pobladores como estipendiarios del conventus Cartaginiensis; además es citada por el Anónimo de Rávena (313, 17: Lamini), estando asimismo atestiguada epigráficamente (CIL, II, 3228, 3251 y 3252), con la categoría de municipium 58 alcanzada en época Flavia. Es ubicada por E. Florez 59, E. Hübner 60 y A. Schulten 61 junto a Fuenllana 62. Por su parte M. Cortés y López 63 la llegaría a identificar con Daimiel, mientras que A. Fernández-Guerra 64 y E. Saavedra 65 la colocan en el Cerro de la Mesa junto a la laguna Colgada, de las de Ruidera, donde hay las ruinas llamadas de la Ciudad de Lagos. Sin embargo F. Fita 66, I. Hervás y Buendía 67 y A. Blázquez 68 la sitúan en la localidad de Alhambra, de donde proceden, por otra parte, diversos restos arqueológicos 69; esta última identificación es igualmente mantenida por A. García Bellido 70, G. Alföldy 71 y otros 72.

Alces

Es mencionada por el Itinerario de Antonino separada XL m.p. de Lamini y XXIIII de Vico Cuminario. No es segura 73 su identificación con la Alce de que habla T. Livio XL, 48: inde iam duxit ad Alcen urbem... y XL, 49: convertit inde agmen retro unde venerat ad Alcen atque eam urbem oppugnaret institit, al relatar las operaciones militares llevadas a cabo por Tiberio Sempronio Graco en el año 179 a.C. Su problemática localización, hace que sea dudosa su inclusión en el ámbito provincial que nos ocupa. Así pues, J.A. Ceán Bermúdez 74 la sitúa en El Toboso, mientras que A. Fernández-Guerra 75, M. Cortés y López 76 y P. Madoz 77 la colocan en la localidad de Alcázar de San Juan. Por su parte según Eduardo Saavedra 78 se ubicaría «al O. de Miguel Esteban, donde se conserva un arco romano,...», mientras que para A. Blázquez 79 habrá de situarse en La Hidalga, entre Quero y Campo de Criptana.

 

Item a Liminio Toletum

E. Saavedra con el número 30 la designa Item a Laminio Toletum 80 corrigiendo del mismo modo que el resto de los autores Liminio por Laminio 81. Viene a constituir sin duda, una de las vías más breves de las descritas por el Itinerario de Antonino, siendo su longitud total asignada de XCV m.p. Las mayores dificultades que ofrece su trazado están en relación, y como bien apunta J.M. Roldán Hervás, con las distancias entre las diversas mansiones, junto a la problemática de la ubicación de éstas 82.

En la edición utilizada 83, esta vía en su totalidad 84 es descrita de la manera siguiente:

446, 4 Item a Liminio

Toletum m.p. XCV, sic:

5 Murum m.p. XXVII

6 Consabro m.p. XXIIII 85

7 Toletum m.p. XLIIII

MANSIONES

Murum

Situada entre Laminio y Consabro, es mencionada también por el Anónimo de Rávena (313, 6) con el nombre de Moroin. Son varias las opiniones emitidas sobre su posible localización, de tal manera que para E. Florez 86 estaría entre Manzanares y Villarta, mientras que para F. Fita 87 y K. Miller 88 se situaría en Argamasilla de Alba. Por su parte M. Cortés y López 89 y A. Schulten 90 la identifican con la localidad de Villarta, sin embargo según Eduardo Saavedra 91 se ubicaría «dos leguas antes de llegar a Villaharta, yendo desde Laminium por Argamasilla, donde hay un despoblado con muchas ruinas...». También J.A. Ceán Bermúdez 92 y A. Blázquez 93 la colocan en Venta Quesada, no estando, pues, asegurada su definitiva identificación 94.

 

Item a Laminio alio itinere Caesarea Augusta

Es denominada por E. Saavedra 95 con el número 31, Item a Laminio alio itinere Caesaraugustam, lo mismo que Wesseling. Se trata de una segunda ruta dada por el Itinerario para comunicar Laminio con Caesaraugusta frente a It. Ant., 445, 4-446, 2, estando compuesta por varios tramos perfectamente determinados. Su longitud total es de CCXLVIIII m.p., que una vez más y junto a la localización exacta de las mansiones, constituye el principal problema a resolver 96. Debido a que tan sólo en su inicio esta vía afectaba al ámbito que nos ocupa, tan sólo transcribimos 97 el comienzo de su trazado.

446, 8 Item a Lami-

nio alio iti-

nere Caesa-

rea

9 Augusta m.p. CCXLVIIII

sic:

10 Caput flumi-

nis Anae m.p. VII

..................

................

MANSIONES

Caput Fluminis Anae

Según indica el Itinerario de Antonino distante VII m.p., de Laminio, y a XIIII de Libisosia (Libisosa-m: V. de Vicarello), su identificación se relaciona con su propio nombre. No obstante, M. Cortés y López 98 opina que la cabeza o principio de Anas se encontraba en la localidad de Fuenllana. Por su parte F. Fita afirma que estaba «... junto al nacimiento del Guadiana, cerca de la Osa de Montiel» 99. Igualmente para A. Fernández-Guerra 100 se situaría «... muy cerca y al occidente de la Osa de Montiel», de la misma manera que para Eduardo Saavedra 101. También K. Miller 102, la coloca en el nacimiento del Guadiana, opinión seguida por J.M. Roldán Hervás 103 más recientemente.

II. Los Vasos de Vicarello, representan otra de las fuentes (CIL, XI, 3281-3284) para el conocimiento de la viaria romana del área objeto de estudio. Las mansiones de la vía descrita por esta fuente, relativas al ámbito provincial de Ciudad Real, formaban parte del denominado Camino de Aníbal 104, y son citadas de la siguiente forma:

..............

18 Mariana XX

19 Mentesa XX

(Mentesam, I)

..............

MANSIONES

Tan sólo nos ocuparemos de Mentesa, pues la otra mansión perteneciente también a la provincia de Ciudad Real, Mariana, ha sido ya tratada anteriormente.

Mentesa

Junto a los Vasos de Vicarello (I: Mentesam; II, III y IV: Mentesa), está asimismo atestiguada en diversas fuentes antiguas, como Ptolomeo (II, 6, 58: Míôçóá) 105, Plinio (III, 25) que menciona a los mentesani como estipendiarios, y T. Livio (XXVI, 17, 4: ... is locus est inter oppida Iliturgim et Mentissam). Situada según los V. de Vicarello a XX millas de Mariana, casi todas las opiniones coinciden en situarla en torno a Villanueva de la Fuente, en el sureste del Campo de Montiel 106. Así según A. Fernández-Guerra 107 estaría «... en las cercanías y casi una legua al este de Villanueva de la Fuente», al igual que para Eduardo Saavedra 108 e I. Hervás y Buendía 109. Asimismo la ubican en dicha localidad K. Miller 110, A. Schulten 111, A. García Bellido 112, y ya más recientemente J.M. Roldán Hervás 113, G. Alföldy 114 y P. Sillières 115.

III. El Anónimo de Rávena o Ravennatis Anonymi Cosmographia, junto al Itinerario de Antonino y los Vasos de Vicarello, constituye otra de las antiguas fuentes a tener en cuenta para el área que nos ocupa. Datada en el siglo VII 116, no proporciona, no obstante, las distancias entre una mansión y otra, limitándose solamente a consignar el nombre de éstas.

En la edición manejada 117, la parte contenida en esta obra, referente al territorio de la provincia de Ciudad Real, se describe de la siguiente manera:

IV 44 313

Iterum iuxta ipsam civitatem Complu-

tum est civitas quae dicitur

................

16 Moroin

17 Lamini 118

18 Marimana 119

................

Se recogen aquí por parte del Ravennate, diversos tramos de rutas ya descritos en otras fuentes, y más concretamente por el It. Ant., 446, 4-7 (Item a Laminio Toletum), y por los Vasos de Vicarello para el recorrido de Mariana a Castulo. Hay que hacer notar también, las modificaciones que experimentan los nombres de las mansiones como Moroin por Murum o Marimana por Mariana.

IV. También entre las fuentes de estudio de interés, cabe citar la obra de Cl. Ptolomeo, ΓΕΩΓΡΑΦIΚΗ IΦΗΓΗΣIΣ 120, de mediados del siglo II d.C. En ella se mencionan toda una serie de ciudades, precisándose su situación expresada en grados de longitud y latitud. De todos modos, la ubicación de los distintos lugares, presenta toda una serie de inexactitudes, que hace que en cuanto a la localización de mansiones respecta, haya de utilizarse esta fuente con reservas.

Transcribimos la relación de núcleos, vinculados con la viaria de la zona estudiada:

II, 6, 58. Mεσημ&ριvώτερoι δ τoύτωv τε κα τ¢ v Kαρπηταv¢ v 'Ωρηταvo κα πóλεις

.................... ......... ....................

Σισαπώvη ι' λΘ' L"γ"ιβ"

}Ωρητov Γερμαv¢ v Θ' ς" λΘ' γó'

.................... ......... ....................

Mvτησα ι' γ" ιβ" λΘ'

Meridiem versus ab his et Carpetanis Oretani atque oppida

............... ........... ...........

Sisapone 10E 39E 55'

Oretum Germanorum 9E 10' 39E 40'

............... ........... ...........

Mentesa 10E 25' 39E

 

 

II, 6, 56. Πάλιv μεσημ&ριvώτερoι μv τ¢ v τε OÛακκαίωv χα τ¢ v 'Aρεoυαχ¢ v εÆσι Kαρπηταvoί, v oÍς πóλεις

................. ......... ....................

Λαμίvιov ι' L"γ" λΘ' L"γ"ιβ"

A Vaccaeis rursum et Arevacis meridiem versus habitant Carpetani, in quibus sunt oppida

 

................. ........... ...........

Laminium 10E 50' 39E 55'

V. Por último dentro de las fuentes antiguas para el análisis de las vías de comunicación romanas del área geográfica de la provincia de Ciudad Real, cabe mencionar la importante inscripción honorífica de CIL, II, 3270:

Q TORIO Q F CVLLEONI
PROC AVG PROVINC BAET
QUOD MVROS VETVSTATE
COLLAPSOS D S P REFECIT SOLVM
AD BALINEVM AEDIFICANDVM
DEDIT VIAM QUAE PER CASTVL
SALTVM SISAPONEM DVCIT
ADSIDVIS IMBRIBVS CORRVP
TAM MVNIVIT SIGNA VENE
RIS GENITRICIS ET CVPIDI
NIS AD THEATRVM POSVIT
HS CENTIES QUAE ILLI SVMMA
PVBLICE DEBEBATVR ADDITO
ETIAM EPVLO POPVLO REMISIT
MVNICIPES CASTVLONENSES
EDITIS PER BIDVVM CIRCENS
D D

Constituye esta inscripción 121, la única referencia textual de que se dispone para la vía que unía Castulo y Sisapo. En dicho epígrafe, se pone de manifiesto la labor benefactora llevada a cabo para con Castulo, por parte de Q. Torius Culleo que desempeñó el cargo de procurador Augustalis provinciae Baeticae. Entre las diversas acciones enumeradas (quod muros vetustate collapsos d.s.p. refecit; solum ad balineum aedificandum dedit; signa Veneris Genitricis et Cupidinis ad theatrum posuit, etc...), se cita la reparación de la vía que a través del Salto Castulonense conducía a Sisapo (viam quae per Castul(onensem) saltum Sisaponem ducit); la causa de dicha tarea de restauración efectuada, aparece también claramente expresada: adsiduis imbribus corruptam munivit. A través por tanto, de este destacable documento epigráfico, se atestigua la existencia de esta vía, que hay que añadir a las anteriormente mencionadas por las fuentes itinerarias antiguas, y que ponía en comunicación los dos importantes centros mineros de Castulo (Cazlona, Jaén), y Sisapo en la provincia de Ciudad Real.

NOTAS

1 Edición básica de esta obra fue la realizada por P. Wesseling, Vetera Romanorum Itineraria, Amsterdam, 1735. Posteriores y más utilizadas son las de G. Parthey et M. Pinder, Itinerarium Antonini Augusti et Hierosolymitanum ex libris manuscriptis, Berlín, 1848, y la de O. Cuntz, Itineraria Romana, vol. I, Leipzig, 1929. Véase además K. Miller, Itineraria Romana. Römische Reisewege an der Hand der Tabula Peutingeriana, Stuttgart, 1916; E. Saavedra, Discursos leídos ante la Real Academia de la Historia, Madrid, 1862; A. Blázquez, «Nuevo estudio sobre el Itinerario de Antonino», BRAH, 31, 1892. Ya más recientemente J.M. Roldán Hervás, Itineraria Hispana. Fuentes antiguas para el estudio de las vías romanas en la Península Ibérica, Valladolid-Granada, 1975.

2 Discursos..., op. cit., p. 76.

3 Véase It. Ant., 436, 1-438, 1; 438, 8-439, 4; 439, 11-14. A este último tramo de Titulcia a Caesaraugusta, se hace mención al igual que en 439, 13-14 con la referencia Caesaraugusta mansionibus supra scriptis, dándose la cifra de CCXV m.p.

4 Se ha apuntado incluso la posible confusión de per Lusitaniam por Laminium, vid., F. Coello, «Vías romanas entre Toledo y Mérida», BRAH, 15, 1889, p. 18. También y en cuanto a la interpretación del término per Lusitaniam en relación a esta vía, véase G. Arias, Repertorio de caminos de la Hispania Romana, 1987, pp. 510-511, y ME, 2, 1963, p. 32; ME, 13, 1967, p. 344; ME, 34, 1991, p. 11; ME, 39, 1992, pp. 14-5. Por otra parte, y según J.M. Roldán Hervás, esta vía coincidiría en su primera parte con el Item a Corduba Emeritam (It. Ant., 415, 3 ss.), vid., Iter ab Emerita Asturicam. El camino de la Plata, Salamanca, 1971, p. 154; igualmente ya al respecto V. Paredes, Origen del nombre de Extremadura, Plasencia, 1886, p. 96.

5 Vid., J.M. Roldán Hervás, Itineraria Hispana..., op. cit., p. 92. En relación a esta vía, y en general véase: F. Coello, «Vías romanas...», art. cit., BRAH, XV, 1889; A. Blázquez, «Vías romanas de la Beturia de los Túrdulos», BRAH, 61, 1912, pp. 359 ss.; MJSEA, 9, 1917; MJSEA, 40, 1921; ME, 2, 1963; ME, 13, 1967; M. Corchado Soriano, «Estudio sobre vías romanas entre el Tajo y el Guadalquivir», AEArq., 42, 1969, pp. 124 ss.; J.M. Roldán, Iter ab Emerita..., op. cit., p. 154; Id., Itineraria Hispana..., op. cit., pp. 91-3; G. Arias, Repertorio..., op. cit., pp. 101-2 y 510-11; ME, 18, 1988; ME, 21, 1989; ME, 23, 1989; ME., 25, 1990; ME, 34, 1991; ME, 36, 1992; ME, 39-41, 1992.

6 Itineraria Romana. Volumen Prius: Itineraria Antonini Augusti Burdigalense, Edidit, O. Cuntz, Leipzig, 1929. En el aparato crítico de esta edición se hace constar: 444, 3 lysitaniam L.

7 Además véase III, 1, 4 y XXXIII, 121.

8 Plin., XXXIII, 118: ... celeberrimo sisaponensi regione in Baetica miniario metallo...

9 CIL, X, 3964; vid., BRAH, LXIII, 1913, pp. 280-281. También véase CIL, VI, 9634.

10 Según G. Alföldy, es probable que Sisapo llegara a alcanzar carácter de ciudad privilegiada, vid., Römisches Städtewesen auf der neukastilischen Hochebene, Heidelberg, 1987, p. 56.

11 La forma Óéóáðþõá aparece en el códice Parisiensis 1401.

12 R. Thouvenot, Essai sur la province romaine de Betique, París, 1940, pp. 164-5 y 248. Cf. también E. Albertini, Les divisions administratives de l’Espagne romaine, París, 1923, pp. 35 y 114-115.

13 Vid., A. Tovar, Iberische Landeskunde. Die Völker und die Städte des antiken Hispanien, I. Baetica, Baden-Baden, 1974, p. 97. Igualmente J.M. Roldán Hervás, Itineraria Hispana..., op. cit., p. 268.

14 Discursos..., op. cit., p. 103.

15 MJSEA, 9, 1927, pp. 23 y 26.

16 Römische Reisewege..., op. cit., col. 159.

17 RE, III, 1, 1927, col. 361.

18 FHA, VI, p. 159.

19 La España del siglo primero de nuestra Era, Madrid, 1947, pp. 228 y 277; Id., Ed. com. de Estrabón, III, 2, 3, p. 73.

20 España Sagrada, VII, p. 140.

21 J.A. Ceán Bermúdez, Sumario de las antigüedades romanas que hay en España, Madrid, 1832, p. 379.

22 M. Corchado Soriano, «Estudio sobre vías romanas...», art. cit., p. 156.

23 I. Hervás y Buendía, Diccionario histórico-geográfico de la provincia de Ciudad Real, Ciudad Real, 1890, p. 251.

24 Vid., también al respecto F. Fita, «Lápida romana de Almadén», BRAH, 56, 1910, p. 527-8.

25 Cf. «Vías romanas de la Beturia de los Túrdulos», BRAH, 61, 1912, p. 365. En el mismo sentido véase T. García de la Santa, «Saesapo. Un poblado romano en el valle de Alcudia (Almodóvar del Campo. Ciudad Real)», RABM, LXI, 1955, pp. 673-677.

26 P. Sillières, «Sisapo: prospections et decouvertes», AEArq., 53, 1980, pp. 49-57.

27 C. Fernández, A. Caballero, C. Morano, «Nuevo documento epigráfico para la localización de Sisapo», Cuad. de Preh. y Arq., 9/10, 1982-83, pp. 211-220.

28 No obstante en opinión de P. Sillières, este hallazgo, por otra parte muy fragmentario, pese a reforzar la hipótesis de dicho emplazamiento, no viene a cerrar totalmente el debate vid., Les voies de communication de l’Hispanie meridionale, París, 1990, pp. 374-375.

29 C. Viñas y R. Paz, Relaciones histórico-geográfico-estadísticas de los pueblos de España hechas por iniciativa de Felipe II, Ciudad Real, Madrid, 1971, p. 179.

30 G. Alföldy, ZPE, 67, 1987, p. 236.

31 Diccionario histórico..., op. cit., p. 158.

32 Sumario de las antigüedades..., op. cit., p. 360.

33 M. Cortés y López, Diccionario geográfico-histórico de la España Antigua, T. II, Madrid, 1836, p. 302.

34 P. Madoz, Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar, T. V, Madrid, 1846, p. 550.

35 Discursos..., op. cit., p. 90.

36 Römische Reisewege..., op. cit., col. 159.

37 M. Corchado Soriano, «Estudio sobre vías romanas...», art. cit., p. 150.

38 Itineraria Hispana..., op. cit., p. 228.

39 Aún cuando P. Sillières, Les voies..., op. cit., p. 375, acepta dicha identificación, sin embargo agrega: ... il faut noter que les 20 milles, portés dans l’Itineraire entre Sisapo et Carcuvium, sont insuffisants por les 44 kilomètres séparant en ligne droite Caracuel et La Bienvenida.

40 Vid., A. Tovar, Iberische Landeskunde. Las tribus y las ciudades de la antigua Hispana. 3, Tarraconensis, Baden-Baden, 1989, p. 182; también RE, VII, A, 2, 1948, col. 1445.

41 Véase M. Corchado Soriano, «Estudio sobre vías romanas...», art. cit., pp. 156-157.

42 MJSEA, 9, 1917, p. 24; vid., AEArq., 35, 1962, pp. 132 ss.

43 Discursos..., op. cit., p. 105.

44 F. Coello, «Vías romanas...», art. cit., p. 23.

45 Obras de Quevedo, T. II, vol. XLVIII de B.A.E., Madrid, 1951, p. 658.

46 Discursos..., op. cit., p. 97.

47 F. Coello, «Vías romanas...», art. cit., p. 21.

48 Diccionario histórico..., op. cit., p. 401.

49 A. Blázquez, «Nuevo estudio...», art. cit., p. 100. Esta hipótesis ha sido, sin embargo, discutida por P. Sillières, vid., Les voies..., op. cit., p. 375.

50 Según A. Tovar, en ella se conserva además el antiguo nombre, vid., Iberische Landeskunde..., op. cit., vol. III, p. 171; también al respecto R. Menéndez Pidal, Toponimia prerrománica hispánica, Madrid, 1968, p. 138.

51 M. Corchado Soriano, «Pasos naturales y antiguos caminos entre Jaén y La Mancha», BIEG, 38, 1963, p. 31.

52 Itineraria Hispana..., op. cit., p. 248.

53 A. Tovar, Iberische Landeskunde..., op. cit., vol. III, p. 171.

54 G. Alföldy, Römisches Städtwesen..., op. cit., pp. 34 y 40.

55 P. Sillières, «Le Camino de Aníbal, itineraire des gobelets de Vicarello, de Castulo a Saetabis», MCV, 13, 1977, p. 74; sin embargo más recientemente P. Sillières, Les voies..., op. cit., pp. 375-6, ha planteado el problema de la identificación de esta mansio con la Mariana también citada en los Vasos de Vicarello, creyendo muy improbable la posible existencia de dos mansiones con el mismo nombre, hipótesis expuesta por M. Corchado Soriano, «Estudio sobre vías romanas...», art. cit., p. 153.

56 Ëáìéíßïõ en el codex Parisiensis Supplem. 119, Parisiensis, 1402, Parisiensis Coislin 337, Vindobonensis, 1, Oxoniensis Seldanus, II, 46, Venetus, 383, Venetus, 516, Mediolanensis, D, 527, Vaticanus, 191, Vatic. Palatinus, 314, Vatic. Palatinus, 388, Florentinus Abbatiae, 2380, Barberinus, Florentinus Laurentianus, XXVIII, 9, ídem, XXVIII, 38, ídem, XXVIII, 49, y Constantinopolitanus. Variantes de graduación: é’ L» ã» aparece en el Florentinus Laurentianus, XXVIII, 9, ídem, XXVIII, 38, ídem, XXVIII, 42; é’ã’ en el Parisiensis, 1404, ídem, 1403, Parisiensis Coislin, 337, Parisiensis, 2423, Oxoniensis Seldanus, II, 46, Mediolanensis, D, 527, Vatic. Palatinus, 314, Florentinus Laurentianus, XXVIII, 49, y Constantinopolitanus. La graduación ëè’L»ã»éâ», se da en el Vaticanus, 191, Florentinus Laurentianus, XXVIII, 9, ídem, XXVIII, 38, ídem, XXVIII, 42; ëÈ’ãï» en el Parisiensis, 1404, ídem, 1403, Parisiensis Coislin, 337, Vatic. Palatinus, 314; ëÈ’ ä» en el Athous Vatopedi monasterii.

57 Plin., NH, XXXVI, 165: quarta ratio est saliva hominis cotium proficientium in tonstrinarum officinis: Laminitanae ex Hispania Citeriore in eo genere praecipuae. Vid., al respecto, A. Schulten, Geografía y etnografía antiguas de la Península Ibérica, II, Madrid, 1963, p. 201.

58 CIL, II, 3228: municipi Laminitani; CIL, II, 3251-2: municipium Flavium Laminitanum. Véase R.K. Mc Elderry, «Vespasian’s reconstruction of Spain», JRS, 8, 1918, p. 74; H. Galsterer, Untersuchungen zum römischen Städtewesen auf der Iberischen Halbinsel, Berlín, 1971, pp. 47 y 71; J.N. Bonneville et alii, «Les villes romaines de la Peninsule Iberique», Les Villes dans le monde Iberique, París, 1982, p. 16. También y en relación a la tribu de esta comunidad y su problemática vid., R. Wiegels, Die Tribusinschriften des römischen Hispanien, Berlín, 1985, pp. 152-3; G. Alföldy, Römisches Städtewesen..., op. cit., pp. 35 ss.

59 E. Florez, España Sagrada, V, p. 22.

60 CIL, II, p. 433.

61 RE, XII, 1, 1924, col. 562.

62 Igualmente H. Galsterer, Untersuchungen..., op. cit., p. 71; J.N. Bonneville et alii, «Les villes...», art. cit., p. 16.

63 Diccionario geográfico-histórico..., op. cit., T. III, pp. 117-120.

64 Op. cit., p. 658.

65 Discursos..., op. cit., p. 97.

66 F. Fita, BRAH, XLII, 1903, p. 283.

67 I. Hervás y Buendía, Diccionario histórico..., op. cit., 3ª ed., pp. 73 ss.

68 MJSEA, 9, 1917, pp. 22 y 26.

69 Véase J.A. Ceán Bermúdez, Sumario de las antigüedades..., op. cit., pp. 42-3; I. Hervás y Buendía, Diccionario histórico..., op. cit., 3ª ed., pp. 74 ss.; R. Portuondo, Catálogo monumental artístico-histórico de España. Provincia de Ciudad Real, Madrid, 1917, pp. 29 ss.; NAH, V, 1956-61, p. 273; M. Peñalosa, J.Mª Martínez Val, «Hallazgos arqueológicos en Alhambra», Cuadernos de Estudios Manchegos, 12, 1962, pp. 127-130.

70 A. García Bellido, La España del siglo primero..., op. cit., p. 210.

71 Römisches Städtwesen..., op. cit., pp. 33-34.

72 Vid., vgr., A. Tovar, Iberische Landeskunde..., op. cit., vol. III, p. 180; M. Corchado Soriano, Avance de un estudio geográfico-histórico del Campo de Montiel, Madrid, 1971, p. 39; G. Arias por su parte, ME, 3, 1963, p. 57, planteó la hipótesis de que esta mansión de Lamini sería distinta de Laminio (It. Ant., 446, 8) que localiza en el caserío de La Pasadilla, a orillas del Córcoles (vid., ME, 6, 1964, pp. 138-9; ME, 10, 1965, p. 258; ME, 11, 1966, p. 288-9; ME, 41, 1992, p. 11).

73 Vid., J.M. Roldán Hervás, Itineraria Hispana..., op. cit., p. 211; sin embargo véase al respecto RE, 1, 1893, col. 1338.

74 Sumario de las antigüedades..., op. cit., pp. 117-118.

75 Obras de Quevedo..., op. cit., p. 658.

76 Diccionario geográfico-histórico..., op. cit., T. II, pp. 122-125.

77 P. Madoz, Diccionario..., op. cit., T. I, p. 443.

78 Discursos..., op. cit., p. 84.

79 MJSEA, 9, 1917, pp. 29-30; MJSEA, 40, 1921, p. 10.

80 Discursos..., op. cit., p. 76.

81 Véase P. Wesseling: Iter a Laminio Toletum; en el mismo sentido G. Parthey et M. Pinder, Itinerarium..., op. cit., p. 213, y J.M. Roldán Hervás, Itineraria Hispana..., op. cit., p. 94. Vid., no obstante las consideraciones al respecto de G. Arias, ME, 11, 1966, pp. 289-290, y también Id., Repertorio..., op. cit., pp. 144-148.

82 En relación a esta vía, véase: MJSEA, 9, 1917; ME, 3, 1963; ME, 10, 1965; ME, 11, 1966; M. Corchado Soriano, «Estudio sobre vías romanas...», art. cit., AEArq., 42, 1969; J.M. Roldán Hervás, Itineraria Hispana..., op. cit., pp. 93-94; G. Arias, Repertorio..., op. cit., pp. 137 y 144-148; ME, 16, 1988; C. Fernández et alii, «Entre Consabro y Laminio: aproximación a la problemática de la vía 30 del Itinerario», Simposio sobre la red viaria en la Hispania Romana, Zaragoza, 1990, pp. 165-182; ME, 25, 1990; ME, 26, 1990; ME, 27, 1990; ME, 35, 1991; ME, 39-41, 1992.

83 Itineraria Romana..., op. cit., vid., nota 6; en el aparato crítico de dicha edición se hace constar: 446, 4 R III super sunt in marg. B; 5 VII B, XXVII R; 6 XXVIII B; 7 R hic IIII super sunt in marg. B; P. Wesseling ofrece el desarrollo de esta vía de la siguiente forma:

Iter a Laminio Toletum m.p. XCV sic.

Murum m.p. XXVII

Consabro m.p. XXVIII

Toletum m.p. XL

84 A pesar de que tan sólo en su primera parte, esta vía afectaba al área geográfica que nos ocupa, la describimos en su totalidad debido a su brevedad.

85 G. Parthey et M. Pinder, Itinerarium..., op. cit., p. 213, y E. Saavedra, Discursos..., op. cit., p. 76 proporcionan la distancia de mpm XXVIII.

86 España Sagrada, V, p. 22.

87 BRAH, XLII, 1903, p. 283.

88 Römische Reisewege..., op. cit., col. 163.

89 Diccionario geográfico-histórico..., op. cit., T. III, p. 215.

90 RE, XVI, 1, 1933, col. 679.

91 Discursos..., op. cit., p. 99.

92 J.A. Ceán Bermúdez, Sumario de las antigüedades..., op. cit., p. 107.

93 MJSEA, 9, 1917, p. 22.

94 Véase también al respecto G. Arias, ME, 11, 1966, pp. 290-291, y ME, 41, 1992, p. 12.

95 E. Saavedra, Discursos..., op. cit., p. 77.

96 Véase en relación a esta vía: F. Coello, «Vía romana de Chinchilla a Zaragoza», BRAH, 24, 1894; Id., «Caminos romanos de la provincia de Cuenca», BRAH, 31, 1897; MJSEA, 40, 1921; MJSEA, 52, 1923; ME, 3, 1963; ME, 6, 1964; ME, 11, 1966; M. Corchado, «Estudio sobre vías romanas...», art. cit., AEArq., 42, 1969; J.M. Roldán Hervás, Itineraria Hispana..., op. cit., pp. 24-25; J.M. Abascal, Vías de comunicación romanas de la provincia de Guadalajara, Guadalajara, 1982, pp. 66 ss.; S. Palomero, Las vías romanas de la provincia de Cuenca, Cuenca, 1987, pp. 135 ss.; G. Arias, Repertorio..., op. cit., pp. 131 ss.; ME, 16, 1988; ME, 17, 1988; ME, 25, 1990; ME, 35, 1991; ME, 39-41, 1992.

97 En la edición utilizada, Itineraria Romana..., op. cit., nota 6, se hace constar en el aparato crítico: 446, 8 liminio B, itenere L; 9 augustam L, R hic super sunt in marg. B.

98 Diccionario geográfico-histórico..., op. cit., T. II, p. 296.

99 BRAH, XLII, 1903, p. 283.

100 A. Fernández-Guerra, op. cit., p. 658.

101 Discursos..., op. cit., p. 90.

102 Römische Reisewege..., op. cit., col. 163.

103 Itineraria Hispana..., op. cit., p. 228. Por su parte G. Arias supone Caput fluminis Anae = Munera (Albacete), vid., ME, 16, 1988, p. 3, y ME, 41, 1992, p. 9.

104 Vid., P. Sillières, «Le Camino de Anibal...», art. cit., MCV, 13, 1977.

105 Lectura ofrecida en codex Vaticanus 191, Mediolanensis D, 527, Florentinus Laurentianus XXVIII, 38, ídem, XXVIII, 42. Míôéóáá en el Parisiensis Coislin 337, y Míôéóá en otros. Variantes de graduación: é’ã»éâ’ en el Florentinus Laurentianus XXVIII, 38; éã’ en el Parisiensis 1404, Parisiensis 1403, Venetus 383, Venetus 516, Vaticanus 177, Vaticanus 178, Vatic. Palatinus 314; é’ã» en otros.

106 Vid., CIL, II, p. 434.

107 Obras de Quevedo..., op. cit., p. 658.

108 Discursos..., op. cit., p. 98.

109 Diccionario histórico..., op. cit., p. 487.

110 Römische Reisewege..., op. cit., col. 181.

111 RE, XV, 1, 1931, col. 963.

112 A. García Bellido, La España del siglo primero..., op. cit., p. 220.

113 Itineraria Hispana..., op. cit., p. 250.

114 Römisches Städtewesen..., op. cit., pp. 39-40.

115 P. Sillières, no obstante, propondría la localización de la mansio 6 Km. más lejos, concretamente en los alrededores de Hoya de la Sabina, vid., «Le Camino de Anibal...», art. cit., p. 75. Posteriormente Les voies..., op. cit., p. 273 afirma al respecto: La dificulté pour sa localisation découle de la discordance de distances sur les gobelets de Vicarello trois d’entre eux indiquant 24 millas depuis Libisosa et le quatrième, le vase II, 28 milles... Aussi est-ce l’indication du gobelets II qui doit être retence, ce qui impose la localisation de Mentesa à Villanueva de la Fuente. Por otro lado G. Arias sugiere para la localización de Mentesa, Povedilla (Albacete), y Mentesa-empalme en Fuente de la Tova, vid., ME, 35, 1991, p. 22, y ME, 41, 1992, p. 12.

116 Para cuestiones de cronología y carácter de esta obra vid., J.M. Roldán Hervás, Itineraria Hispana..., op. cit., pp. 111 ss.

117 Ravennatis Anonymi Cosmographia et Guidonis Geographica, Ed. M. Pinder et G. Parthey, Aalen, 1860 (Reed. 1962).

118 lamim, en los cod. Vaticanus Urbinas 961, Parisinus bibl. imp. 4794, Basiliensis F.V.6.

119 marmana en el codex Parisinus bibl. imp. 4794.

120 Hemos utilizado la edición de C. Müller, Claudii Ptolemaei Geographia, París, 1883.

121 Véase también H. Dessau, Inscriptiones latinae selectae, vol. II, pp. 378-9, nº 5513; J. Vives, Inscripciones latinas de la España romana, Barcelona, 1971, pp. 167-168, nº 1417.